Crónica SUBIDA A URBASA

Un año más (y ya van por la edición nº 37) la Subida a Urbasa no decepcionó ni a pilotos ni a aficionados. La cita anual más carismática del automovilismo navarro congregó a más de 100 pilotos y a miles de espectadores que no quisieron perderse ni el más mínimo detalle de la prueba. El buen tiempo hizo acto de presencia y permitió disfrutar a los aficionados de una espectacular jornada en un entorno natural incomparable.

Destacar la perfecta organización por parte de la Sakana Motorsport. Y es que superar la centena de coches complica mucho a nivel organizativo las pruebas. Disponer del suficiente espacio para albergar los diferentes actos de que se compone una carrera de estas características y coordinar y dar solución con acierto a todos los contratiempos que surgen durante la disputa de la subida es muy complicado. Pero todos ellos son aspectos que gracias a la experiencia en la organización de carreras que atesora la escudería de la Sakana les permite afrontarlos con éxito. Intentar contener la fogosidad de algunos pilotos y el exceso de pasión de otros muchos aficionados no es tarea fácil pero sí necesaria para evitar males mayores y no ensuciar la imagen de nuestro deporte.

Tras una intensa mañana de verificaciones y un concurridísimo “briefing” antes de tomar la salida, los pilotos fueron todos a prepararse para la acción. Pocos momentos de descanso tuvieron los Comisarios Deportivos, Técnicos y Dirección de Carrera a lo largo de toda la jornada. A pesar de las temperaturas veraniegas se avisó a los pilotos de que ciertas zonas de la subida permanecían mojadas. En la pasada de reconocimientos se les indicaría este hecho por medio de banderas. Cada una de las mangas se dividió en 2 grupos de cara a solventar entre otros los problemas de espacio.

El Coche de Seguridad (Ford Focus de la Copa RAC Vasco Navarro de Rallyes de Tierra esta vez pilotado por Miguel Iraizoz) tuvo que trabajar más que en otras ocasiones abriendo carrera en cada una de las tandas y cerrando el grupo en las bajadas de los vehículos participantes.

Pasado el medio día comenzaban a rugir los primeros motores. En orden inverso al que marcaban los dorsales y con intervalos de salida de 30 segundos emprendieron la marcha los primeros pilotos. Y el primer parón no tardó en llegar. Un reguero de aceite que dejó a lo largo de varios kilómetros el averiado vehículo de uno de los participantes obligó a parar la carrera hasta conseguir limpiar por completo la carretera.

La representación navarra en esta prueba fue numerosísima. Ningún piloto parecía dispuesto a perderse la carrera más carismática disputada en la Comunidad Foral. Una jornada en la que más de uno antepone el disfrute que le produce competir ante tanta afición y en un entorno espectacular a los resultados deportivos.

Repasamos categoría por categoría la actuación de los pilotos navarros que obtuvieron la victoria en su respectiva clase.

En MONOPLAZAS contamos con una inscripción de lujo y conseguimos reunir a los mejores pilotos navarros de la modalidad.

En CLASE 8 Pantxo Egozkue no pudo finalmente alzarse con la victoria absoluta pero sí fue el navarro que marcó el mejor tiempo una vez disputadas las 2 mangas de carrera. El veterano piloto disfrutó e hizo disfrutar de lo lindo a bordo de su impresionante montura. Y es el que trazado de la prueba es ya conocido por él como si del pasillo de su casa se tratase. Sin duda su presencia se convierte carrera tras carrera en uno de los alicientes más importantes. Fue capaz de calcar prácticamente los 2 tiempos obtenidos y con un crono de 3:12.586, menos de 3 segundos le separaron del vencedor Joseba Iraola.

 

En CLASE 7 la pelea estuvo entre dos pilotos que se conocen muy bien el uno al otro. Garikoitz Flores se impuso en esta ocasión a Arkaitz Ordoki. Es la primera aparición del año en el Cto Navarro de Montaña de Garikoitz, pero dejó su sello venciendo a un Arkaitz que ya tiene en su bolsillo el título de pilotos de montaña en categoría monoplazas en este 2017.

Joseba Beola volvió a ser el más rápido de entre los pilotos navarros que hicieron la ascensión a bordo de TURISMOS. Da igual subidas, rallyes o rallysprints. Si no sufre ningún percance parece abonado al primer puesto de la CLASE 6. Su nivel de pilotaje unido a la calidad del vehículo hacen de ellos un binomio muy difícil de superar.

El equivalente a Beola es Iñaki Alegría en categoría FL. Los mismos calificativos que empleamos para Joseba podrían usarse para describir a Iñaki. Sin duda otro de los que hacen las delicias de los aficionados que pueblan las cunetas y que no se baja del primer escalón del pódium en su categoría.

El primer navarro en CLASE 5 fue Rodolfo Ramírez. Esta vez en una modalidad en la que se corre sin copiloto se puso una vez más a prueba a sí mismo. Se plantó en la salida del tramo con el objetivo de disfrutar y exprimir al máximo un coche tan exclusivo y bonito como difícil de llevar al límite.

Garikoitz Goñi ganó su CLASE 4 con bastante autoridad. El tiempo obtenido en la primera manga de carrera le daba cierto margen con respecto al resto de sus rivales de categoría. En la segunda manga no fue capaz de mejorar el crono de la primera, pero le bastó para alcanzar lo más alto del pódium.

El que ya saborea el título es Iñaki Lapuente. En su categoría no tuvo rival y demuestra carrera tras carrera que su puesto en lo más alto de la clasificación del Campeonato Navarro de Montaña en turismos no es casualidad. Ganador de la CLASE 3 está cuajando una temporada espectacular y su gran regularidad le permite llegar a la última carrera con el campeonato en el bolsillo.

Javier García a bordo de su Clio Sport es uno de los que se tuvo que currar mucho la victoria en CLASE 2. Con algún contratiempo en las 2 primeras mangas tuvo una bonita pelea con el actual Campeón Navarro de Rallyes de Asfalto (Aitor Lozano) al que consiguió vencer después de un muy buen tiempo en la segunda y última de las pasadas de carrera.

Alberto Garraza es otro de los que este año prácticamente cuenta sus participaciones por victorias en CLASE 1. Y la Subida a Urbasa no iba a ser una excepción. Un trazado que le resulta muy familiar al experimentado piloto navarro fruto del gran número de participaciones que acredita Alberto en esta prueba. Al igual que otros pilotos no consiguió mejorar el tiempo obtenido en la primera pasada de carrera pero aun así no peligró en ningún momento su primer puesto de la clase.

La prueba acabó tarde y algunos equipos tuvieron que recoger sus cosas antes de tiempo y re-emprender camino a casa pero el balance de la carrera más positivo no puede ser. Sin duda una jornada que no defraudó a nadie. Esperamos ansiosos que se haga pública la fecha en la que se celebrará la próxima edición de la Subida a Urbasa para ponerla en rojo en el calendario. No nos la queremos perder.

Próxima y última parada del Cto Navarro de Montaña este mismo fin de semana en la Subida a Urraki. Suerte a todos los pilotos navarros que vais a participar en ella. Será un buen colofón a una temporada espectacular.

Fotos: ARSENIO GORDILLO